Del 5 al 26 de Septiembre 2018 – ¡GRUPO COMPLETO!

B  Viaje al japomilenario

El sonido profundo de una enorme campana de un templo budista, suena a lo lejos, y su reverberación nos trae a la conciencia el país del sol naciente de antaño, donde ninguna palabra puede decir tanto como el silencio.

No hay lugar en el mundo donde la modernidad y la tradición convivan de una manera tan singular. Hemos diseñado un viaje que nos acerque al verdadero espíritu japonés, ese que se respira en la sutil caída de ojos como respuesta, ese que se camufla en la brisa que bate amablemente el bosque de bambúes y suena bajo las pisadas de las sandalias de cualquier geisha que se dirigen, cargadas de misterio, a servir el té.

Es el país del refinamiento llevado a su máximo exponente, un refinamiento que dejaría a cualquier alta sociedad europea como una banda de marineros borrachos, un refinamiento que se acerca a la naturaleza de puntillas y festeja con júbilo y asombro los cambios de estación.

País misterioso y enigmático, con una tradición milenaria arraigada, Japón se nos desvela como el país de la no precipitación, donde se dibujan las ramas escuchando el soplo del viento.

¡Bienvenidos a Japón!

ITINERARIO

Tokyo: punto de llegada y de salida, esta ciudad es sin duda el máximo exponente de desarrollo del primer mundo. Fascinante, ordenada, moderna y absolutamente impoluta, esta ciudad será el primer contacto con el mundo japonés actual. Pasaeremos bajo sus rascacielos, entre los cuales se encuentran templos budistas y jardines de sútil diseño. Caminaremos por sus barrios de Shibuya, Omotesando, Shinjuku, Asakasa… donde podremos tomar el pulso a este lugar a tiempo que visitaremos algunos de sus museos como el Museo Nacional de Tokyo.

Nikko: esta ciudad que se encuentra entre las montañas de la prefectura de Tochigi, será nuestro primer contacto con la tradición japonesa. Rodeada de santuarios y recintos sagrados, famosa por albergar la tumba de Tokugawa Ieyasu, el primer shogun de la dinastía Tokugawa que gobernó Japón por casi 300 años. Visitaremos el mausoleo de Toshogu, los templos Renno-ji, Futarasan-jinja, Haiden y el puente Shinkyo, uno de los más antiguos de Japón.

Kamakura: antigua capital de Japón donde se originó el primer shogunato, es conocida por su belleza de templos, santuarios y por el Daibutsu, gran estatua del Buda Amitabha. Anclada en parajes naturales, cercana al mar y en  un enclave privilegiado, tendremos la oportunidad de visitar el santuario de Tsurugaoka Hachimangu, el templo de Hasa-dera el cual alberga la gran estatua de Kannon y el templo Zen Kencho-ji.

Magome y Tsumago: esta será la puerta al Japón ancestral, donde la tradición se palpa tras cualquier gesto. Visitaremos estas dos villas detenidas en el pasado, al tiempo que haremos un recorrido único entre arces centenarios, de la denominada ruta de Nakasendo (antigua ruta de monjes shintoístas).

Matsumoto: de camino a Nagano, nos detendremos en esta ciudad famosa por poseer uno de los tres castillos construídos en madera que todavía se sostienen hoy en Japón. Conocido como el Castillo de los Cuervos, por el color negro de sus muros, es una de las arquitecturas civiles más singulares del país, al tiempo que degustaremos la comida local en cualquier restaurante o hizakaya.

Nagano: capital de su prefectura, Nagano posee uno de los templos más importantes de su área. Zenkoji es el centro neurálgico y espiritual de Nagano, con más de 1.400 años de historia, consta de 39 edificios que ocupan 60.000 m2. Llegaremos a él atravesando la Avenida de Omotesando adornada de 48 linternas de piedra que simbolizan las 48 plegarias de Buda, simbolizando el comienzo y el final del camino al paraíso de la Tierra Pura.

Kanazawa: capital de la prefectura de Ishikawa, será nuestro cuartel general por un par de días, por lo que aprovecharemos a visitar sus barrios de geishas, donde asistiremos a alguna ceremonia de té. Podremos visitar su imponente Museo de Arte Contemporáneo, los jardines de Kenrokuen, o el Castillo de Kanazawa, antigua residencia samurai del clan Maeda, al tiempo que degustaremos el mejor sushi en el Mercado de Omicho.

Shirakawago: esta aldea declarada Patrimonio de la Unesco, que posee las típicas casas Gassho-Zukiri, de más de 250 años, se encuentran situadas en medio de los Alpes Japoneses, en plena naturaleza, donde el esplendor del follaje verde y el frescor del agua que fluye por los alrededores, lo hacen un lugar único y digno de visitar.

Takayama: esta hermosa ciudad situada en la prefectura de Gifu, posee uno de los barrios antiguos mejor conservados de su área. Pasearemos por su casco antiguo Sanmachi Suji, visitando casas de especial interés como Yoshihima ke o Kuzakabe ke, para hacernos una idea de como se vivía apenas 80 años antes. Visitarmos sus templos y santuarios al tiempo que degustaremos las delicias del lugar en el mercado matinal, entre las que destacan la carne de Hida y los pastelitos de arroz.

Kyoto: antigua capital de Japón y respetada por los bombardeos de la II Guerra Mundial, Kyoto reune todo lo que en el resto del Japón se observa de manera dispar.

Pasearemos por el barrio de Gion donde acudiremos a un espectáculo de geishas. Visitaremos sus templos como Kyomizudera, Kinkakuji y Ryoanji, que nos dejarán absolutamente boquiabiertos al tiempo que nos maravillaremos con el santuario de Fushimi Inari o el santuario de Kurama en plena naturaleza donde Usui recibió los símbolos del reiki.

Nos acercaremos a Arashiyama y su bosque de bambú, visitando uno de los jardines privados más bonitos de Kyoto, para terminar en un mercado de antiguedades mensual entre kimonos de segunda mano y cuencos de maccha.

Nara: situada en la región de Kansai y antigua capital medieval de Japón, Nara es hoy en día una de las ciudades más tradicionales del país. Pasearemos entre ciervos que se acercan a nosotros sin miedo, mientras recorreremos este impresionante lugar visitando templos como el de Todaiji, famoso por la estatua del Gran Buda que alberga y la Pagoda de Kofukuji, así como alguno de sus peculiares jardines Zen.

Koyasan: protegido entre montañas situado en la prefectura de Wakayama, con un único acceso en teleférico, Koyasan es el centro del budismo más importante de Japón desde el año 805. Este lugar absolutamente idílico entre montañas, lleno de monasterios y templos, sostiene la espiritualidad japonesa que nos fascinará y no nos dejará diferentes. Nos alojaremos en un monasterio tradicional y visiteremos uno de los cementerios entre arces más singulares de todo oriente.

Hakone: este lugar a las puertas del monte Fuji será nuestro lugar de reposo tras semanas de viaje y donde atisbaremos el monte Fuji, siempre que la meteorología lo permita. Disfrutaremos en nuestro hotel onsen al tiempo que visitaremos el lago Ashi donde haremos un mini crucero para más tarde subir el monte Konagatake en teleférico deleitándonos desde allí de una impresionante vista de los cinco lagos.

 

“Ella se pinta la cara para ocultar su rostro, sus ojos son como el agua profunda, el deseo no existe para la geisha, el sentimiento no existe para la geisha, la geisha es una artista del mundo etéreo, ella baila, canta y te entretiene. Lo demás son sombras, lo demás es secreto”.

Arthur Golden.

   
ITINERARIO DEL VIAJE
 o Tokyo
 o Kamakura
 o Nikko
 o Magome
 o Tsumago
 o Matsumoto
o Nagano
 o Kanazawa
 o Shirakawago
 o Takayama
 o Kyoto
o Nara
o Koyasan
o Hakone

Q  PRÓXIMOS VIAJES A INDIA,
VIETNAM Y CAMBOYA
Viaje a Vietnam y Camboya

D Del 19 de Enero al 10 de Febrero 2019

D Del 14 de Febrero al 7 de Marzo 2019

D 

Descubre la belleza de Japon

Tsumago

Castillo de Himeiji

Fushimi Inari

Callejón en Kanazawa

Arashiyama

Kyo Mizudera

Geishas en Kyoto